Depresión en la Infancia

por Jun 5, 2018Otros Trastornos psicologicos0 Comentarios

La depresión es un estado de ánimo bajo que afecta también a los niños. Su falta de madurez los hace más vulnerables, y no siempre saben expresar lo que sienten.

¿Qué es la depresión infantil?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que afecta tanto a niños, adolescentes, como a adultos. Se caracteriza por manifestar un elevado nivel de malestar (estado de ánimo irritable, falta de motivación, etc). En el caso de los más pequeños este trastorno puede ser más “complicado” para su desarrollo, teniendo en cuenta su falta de madurez con respecto a las emociones y la falta de recursos para manejarlas.

La prevalencia de la depresión infantil es similar a la de la depresión en los adultos. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud estima que un 3% de la población infantil sufre depresión, que representa entre el 10 y el 15% de las consultas de psiquiatría infantil.

Características y síntomas de la depresión infantil

Para sospechar que un niño pueda estar manifestando síntomas depresivos, es importante conocerlo muy bien y saber cuál es realmente cuál es su comportamiento normal. Te damos a conocer las características más importantes de un niño con depresión infantil:

  • Está continuamente triste, llorando con más facilidad
  • Estado de ánimo pasota, insensible o ansioso
  • Ha perdido el interés por las aficiones y por la escuela
  • Aislamiento social (Se aleja de sus amigos y de la familia)
  • Comunicación pobre
  • Se aburre y se cansa con facilidad
  • Disminución del apetito
  • Alteraciones del sueño (duerme con menos frecuencia o duerme mucho)
  • Pérdida de energía, cansancio y fatiga
  • Sentimientos de inutilidad o de culpa excesiva
  • Disminución de la capacidad para pensar, concentrarse o tomar decisiones

Posibles causas de la depresión infantil

La depresión infantil puede surgir a causa de “cambios importantes y estrés” como resultado de la pérdida de los padres, un divorcio, problemas familiares, problemas en el ámbito escolar, etc.

Hay que tener en cuenta que la predisposición hereditaria influye en este tipo de trastorno.

Este tipo de problemas suele pasar desapercibido por los padres, los niños, en algunas ocasiones, tienden a mejorar sin ayuda en tres o cuatro meses. Sin embargo, hay la posibilidad de que este trastorno se repita y empiece a desencadenar un cuadro depresivo en la infancia, continuando en la adolescencia y permaneciendo en la edad adulta.

Nos ayuda tu valoración post

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Eritrofobia: Miedo al rubor facial

Eritrofobia: Miedo al rubor facial

¿Tu rubor facial te incapacita? ¿Has oído hablar de la eritrofobia? “Ser profesora ha sido mi sueño desde pequeña. Sin embargo, el simple hecho de pensar o imaginar ponerme frente a un grupo de alumnos/as, atendiendo a cada una de mis palabras y observando cada uno de...

Conoce en qué consiste la hipomanía

Conoce en qué consiste la hipomanía

La hipomanía es un término psicológico utilizado para describir un estado mental similar a la manía pero cuyos síntomas son menos pronunciados. Sus principales características son una elevación del estado de ánimo, desinhibición, y en la mayoría de los casos también...